fundacion

El concepto Integración, pocas veces ha estado tan puesto en práctica como en la cocina de Eneko Atxa,  y su restaurant Azurmendi. Cocina de autor,  buen vino,  3 estrellas Michelin y una gran cantidad de galardones, no sonaban compatibles con tradiciones, sustentabilidad y naturaleza. Ellos no solo lo lograron con éxito, sino que le sumaron “Pret a porter”, cocina de calidad a precios solidarios, para que todos los públicos puedan acceder.


                                    


Este joven de apenas 37 años, oriundo de Bilbao, inicia su carrera gastronómica a los 15 años, en la Escuela de Cocina de Leioa, en Vizcaya, combinando sus estudios con experiencias en restaurantes de la región,  que lo llevaron a alcanzar el rango de Chef y conquistar varios premios nacionales e internacionales a muy corta edad.
En 2005 decide abrir su propio restaurant,  Azurmendi, ubicado a 10 minutos de Bilbao,  rodeado de naturaleza e integrando la cocina tradicional vasca con la evolución que le otorgó la experiencia.  Apenas dos años después, obtiene la primera estrella Michelin. 
Y es en esa época cuando comienza el proyecto del nuevo edificio, que él define como “el sueño de su vida”, el primer restaurant sostenible de la Península Ibérica, dice  “Siempre quise tener un lugar que tuviera sustentabilidad, diversidad y cocina autóctona, todo junto…un lugar donde la identidad local se convierta en algo universal.  Queremos que nuestros clientes tengan una experiencia única en una atmosfera que los conecte con la tierra”


                                    


La arquitecto Naia Eguino interpretó en su diseño  los sueños y deseos de Eneko, y tras 5 años de proyecto, en 2012 se inauguró el nuevo edificio que la publicación Elle Gourmet  define sabiamente como “La Caja de Luz”, aludiendo no solamente a las paredes y techos de vidrio por los que la luz solar ilumina el restaurante,  asumimos que bien podrían referirse  a la armonía que ilumina toda la experiencia de estar en Azurmendi  y los objetivos de Eneko Atxa.


                                    

La sustentabilidad está marcada en muchos aspectos de la construcción, Azurmendi cuenta con paneles fotovoltaicos que producen y acumulan energía, instalaciones geotérmicas que generan el 90% de las necesidades térmicas del edificio, depósitos de aguas pluviales que cubren el 100% de las necesidades de irrigación huerto  y los inodoros del edificio. Muchos de los materiales usados para la construcción son reciclados y la mayoría de las estructuras fueron montadas al seco. Se tomaron en cuenta diferentes aspectos bioclimáticos e inclusive los aparatos de aire acondicionado están “camuflados” con árboles que habían sido tumbados por una fuerte tormenta. El huerto de Azurmendi provee a la cocina de exquisitas especies que  los comensales no solo pueden degustar, sino aprender sobre ellas en visitas guiadas.


          


Todo lo anterior,  con un exquisito buen gusto estético, y buscando la integración, en sus palabras “…donde la naturaleza envuelve al edificio, sin esos grandes impactos... en Azurmendi proponemos una única experiencia, basada en el entorno, en la identidad, en las personas”. 
Este interés en las personas no solo está marcada en el valor de las tradiciones reflejados en su cocina y en la colaboración con los productores de la localidad para rescatar y fomentar el cultivo de  productos autóctonos,  sino en lo personalizado del servicio, con una bienvenida al aire libre, una cocina a la vista y la apertura de “Pret a Porter”, funcionando en el primer edificio, él lo  define como “la pata del banco que faltaba para llegar a todos los públicos, una oferta de alta cocina, muy accesible”.


                                   


Los vinos servidos en  Azurmendi no escapan de esta integración, y se ha hecho un esfuerzo por recuperar las variedades de uvas autóctonas que son “mimadas” en viñedos propios de Gorka Izaguirre, procesados en una bodega “concebida como una herramientas al servicio de las uvas”. Los Txakoli  de Gorka Izaguirre incluyen “42 By Eneko Atxa”, definido como “un modesto homenaje a nuestro compañero, amigo y colaborador. Mago de la cocina y la creatividad gastronómica que nos permite, diariamente, crecer junto a él, gozando de su persona y su saber. Un txakoli especial para personas especiales”.


                                   


No es de extrañarse que Azurmendi haya alcanzado unas 2 estrellas Michelin adicionales a aquella primera de 2007, siendo el primer y único restaurant de Vizcaya que tiene tal distinción y a Eneko Atxa en uno de los más jóvenes cocineros de España en obtener 3 estrellas.


                                   


Basta escucharle para saber que su sensibilidad se traduce en su cocina, vale la pena en el  próximo viaje a esa tierra, visitar Azurmendi y degustar de esta auténtica integración, te pasamos los datos para que puedas reservar con tiempo.

Corredor del txorierri, salida # 25, Larrabetzu (Lezama) Biskaia.
Info@azurmendi.biz / www.azurmendi.biz
Fotos: Propiedad de Azurmendi

3A9Q4803c
 _UGE9999
3A9Q9598
1410221040
1408051024
3A9Q4904
3A9Q6670

Entrevistas Relacionadas

«
»