fundacion

“En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. (…)”  Así comienza el texto de uno de los  más grandes tesoros de la literatura española, “Don Quijote de la Mancha“  y esto fue lo que evocamos cuando descubrimos a Ana María quien, como el Quijote,  va detrás  de un seudónimo,  “Anamar” en este caso  y cuyas aventuras distan bastante de los métodos y objetivos del Quijote, pero muestran la valentía de quien desafiando convencionalismos, o al menos costumbres comerciales , crea su propia línea cosmética en base a productos naturales.


Tener la piel delicada e irritable representa para cualquier mujer un verdadero problema estético, que luego deriva en emocional, biológico e inclusive económico.  Seguramente para Ana María, en su momento lo fue, pero la verdad es que esta característica se convirtió en un verdadero “proyecto de vida” al que se dedica con pasión y además de resolver su propio problema de piel irritable, ayuda a muchas otras mujeres que lo padecen o podrían padecer, de no cuidarse a tiempo.
Ana tenía una vida “normal”, su trabajo podía ser tan variado como la oportunidad se le presentara mejor, en una fábrica de confecciones o en otra de aerogeneradores, y en secreto continuamos la analogía con los de molinos del Quijote, mientras ella dice enfática.

“Pero un día me cansé de tener la piel siempre irritada y pasar de una crema a la otra sin mayores resultados y decidí experimentar con la cosmética natural y di un cambio espectacular” 


Desde entonces se dedicó a hacer cursos de cosmética natural y de jabonería, al mismo tiempo  ir probando, hasta desarrollar esta línea que es bastante amplia y va desde jaboncitos muy guapos hasta cremas especiales para la irritación de la piel, que son de amplia gama.

“Todavía sigo estudiando pues es un mundo tan amplio que nunca paro de aprender cosas y me encanta todo lo que tenga que ver con la naturaleza”.

Una de las características de Ana es su buen humor y su filosofía de “al mal tiempo buena cara” y así fue como un día en que la lluvia interrumpió las festividades locales de carnaval, se le dio por aprovechar a hacer cosas nuevas y el resultado fueron unos cupcakes de aceite de oliva y vainilla en los que casi, casi tuvo que poner una etiqueta de “no son comestibles”, porque además de sanos resultaban apetitosos a la vista. ¿A que les pasó lo mismo cuando vieron la foto?

                                                                                                                               
Y hablando de carnaval, la chica de la máscara no estaba disfrazada, se estaba haciendo una mascarilla de chocolate, yogurt y miel que con algunos ingredientes más, se convierte en   anti arrugas y estimulante. En la misma onda “anti-edad” ha desarrollado una cremita de Aceite de Arroz, Aceite de Argán, Cafeína y algunos otros ingredientes que la han convertido en un éxito

Pero aun no les hemos contado lo mejor de Ana María, que no en vano nos rememora “al  hidalgo y generoso caballero",  ella comparte sin recelo y sin temores todas sus recetas con lujo de detalles y explicaciones para todo aquel que quiera experimentar y aunque la mayoría de nosotros prefiera comprárselos a ella por muchas razones, al menos podemos enterarnos de las características y beneficios de cada producto.

Y aquí les dejamos su dirección para que lo comprueben ustedes mismos y se deleiten.  Felicitaciones a Ana María, por esta conquista de la piel!
http://cosmeticanamar.blogspot.com
cosmeticanamar@gmail.com
www.facebook.com/pages/Cosmética-Artesanal-Anamar/631163153612856?ref=hl

 

stand
jabonesrosas1
cremah
mascarillachocolate
productos
labiales

Entrevistas Relacionadas

«
»