aguayingyang

El programa “Agua, Saneamiento Higiénico para Todos”, de Unicef ("W.A.S.H.” por sus siglas en inglés),  tiene como objetivo contribuir a la consecución de los derechos de la infancia que incrementan el acceso y la utilización sostenible de servicios básicos de saneamiento y promover la higiene.  Para garantizar su consecución, parte del programa es difundir manuales e instructivos para detección de agua y perforación de los pozos.
Etapas previas: Origen de las aguas subterráneas.
Las aguas subterráneas provienen de la infiltración en el terreno de las aguas de lluvias o de lagos y ríos, que después de pasar la franja capilar del suelo, circulan y se almacenan en formaciones geológicas porosas o fracturadas, denominadas acuíferos.
Existen básicamente dos diferentes tipos de acuíferos:
Acuíferos libres: Son generalmente someros, donde el agua se encuentra rellenando poros y fisuras por acción de la gravedad
Acuíferos confinados: En estos acuíferos el agua se encuentra a presión entre capas impermeables, de modo que si se extrae agua no queda ningún poro vacío, sólo se disminuye la presión del agua que colabora con la sustentación de todos los materiales, pudiendo en casos extremos, llegar a producirse asentamientos del terreno.


Los acuíferos son explotados a través de varios tipos de captaciones, entre las cuales las más comunes son:

Pozos profundos, perforados a través de muchas técnicas y que generalmente requieren de grandes equipos de perforación.
Aljibes, que son pozos poco profundos generalmente excavados a mano y algunas veces revestidos en piedra, ladrillo o cemento.
Manantiales, que son exposiciones naturales de las aguas subterráneas en superficie y que son aprovechados directamente, sin necesidad de grandes obras.
La elección de alguna de estas formas de acceder a los acuíferos dependerá tanto de las características hidrogeológicas de la zona en particular, como de las necesidades de abastecimiento de agua y de las condiciones socio-económicas de la región. Se requiere de  estudios hidrogeológicos previos que ayuden a identificar los posibles acuíferos e interpretar cual es su disposición en la sub-superficie.


Equipos para la perforación manual de pozos profundos.
Torre de perforación: tienen la función de ser el armazón o sostén de toda la obra y por lo tanto generalmente son construidas con materiales muy resistentes, pero, que a la vez son de poco peso. Estas torres tienen la característica de ser fácilmente montadas y desmontadas, permitiendo ser transportadas hasta zonas rurales y de difícil acceso.
Barras o tubería de perforación:   son de hierro reforzado de gran resistencia a los impactos de la percusión y torsión. En el proceso de perforación además de los tubos se requiere de una palanca (manija o agarrador) que facilita las labores de rotación.
Broca: herramientas que realizan el trabajo de rotura, disgregación, trituración y mezcla de las rocas o materiales por donde va pasando la perforación. Las brocas usadas en la perforación manual de pozos profundos de pequeño diámetro pueden ser construidas muy fácilmente en un taller de soldadura, con materiales existentes en los mercados locales.
Bomba de lodo: es un dispositivo mecánico que permite inyectar lodo o agua a medida que avanza la perforación, facilitando esta labor y evitando derrumbes de las paredes del pozo.
Una vez construidos y montados todos los equipos de perforación, se procede a su instalación en el sitio seleccionado y se inicia la etapa de perforación.
La instalación del equipo de perforación, incluye el anclaje de la torre de perforación, la instalación de la manija o agarrador en forma de “T”, los tubos de perforación y la broca, la excavación de las fosas de lodo, la instalación de la bomba de lodo y de la manguera de inyección.
Etapa de  perforación: La perforación se realiza basada en dos movimientos principales, percusión y rotación manual de la broca y tubos de perforación. Para facilitar las labores de perforación es inyectado el lodo manualmente. El procedimiento es repetido de elevación y caída de las barras de perforación, como se describe a continuación: La elevación se realiza atando una cuerda a la manija de rotación, pasándola por la polea y atándola en el otro extremo a un madero que debe ser halado por los operarios para elevar los tubos de perforación
Una vez suspendidos los tubos de perforación se dejan caer libremente, el golpe brusco de la broca en el terreno, romperá y ablandará el material. El movimiento de rotación es el procedimiento por el cual la broca gira arrancando el material rocoso por abrasión del mismo. La rotación se realiza después que el terreno ha sido impactado por la caída del tubo de perforación y consiste de dos movimientos principales, torsión y rotación en dos sentidos:
-Torsión de la manija T de rotación (realizado por un operario): Este movimiento se realiza en el sentido de las manecillas del reloj (para evitar que se aflojen las barras de perforación), pero cuando la broca se atasque debe acompañarse de un pequeño giro de retroceso.
-Rotación en dos sentidos: Se realiza para que el pozo se mantenga en su eje de gravedad es decir para que sea recto y no se desplace. Consiste en un movimiento de desplazamiento lateral (izquierda-derecha) sobre el eje de las barras de perforación y simultáneamente un movimiento de rotación de trescientos sesenta grados (360º).
Los movimientos deben realizarse en forma rítmica y constante.
Etapa posterior: Terminada la perforación y con la tubería aún en el pozo, se procede a lavar el mismo con la ayuda de la bomba de lodo. Esta bomba es instalada en un recipiente con abundante agua limpia. El procedimiento consiste en bombear agua vigorosamente hasta que salga lo más clara posible
Una vez terminado este primer lavado del pozo, se procede a retirar los tubos de perforación de la siguiente manera:
• Inicialmente se asegura el primer tubo con una prensa de mordaza de cadena para tubería, para evitar su caída dentro del pozo.
• Se retira la manguera de inyección de lodo. Se retira la manija. Se retira tubo por tubo desenroscándolos, hasta llegar a la broca.
El entubado del pozo tiene como función proteger las paredes del mismo para evitar que se derrumben, además ser la conducción hidráulica que pone en contacto el acuífero con la superficie.
Finalizado el entubado del pozo, el espacio entre las paredes de la perforación (diámetro exterior) y el encamisado (tubo) debe rellenarse con material adecuado. Este material debe permitir el paso del agua al filtro y sellar las partes del pozo que no presentan interés o que puedan contener aguas contaminadas. Este proceso se realiza de la siguiente manera: La parte inferior, donde están los filtros (tubo ranurado) se rellena con arena gruesa lavada. Las paredes del resto del pozo, son rellenadas con arcilla seca. Para proteger el pozo de posibles contaminaciones superficiales, su parte superior es impermeabilizada con una mezcla semi-húmeda de cemento y arcilla.

Fuente:
http://www.crsprogramquality.org
http://www.unicef.org/spanish/wash

pozo
capas
pozorural

Artículos Relacionados

«
»