aguayingyang

- En la lavadora,  aprovecha por completo  la “capacidad máxima”, es más barato lavar una sola vez con carga máxima que lavar dos veces a media carga.
-Agrupa la ropa según el estado se suciedad, así pondrás esa cantidad extra de detergente sólo una vez, evitando así decoloraciones y deterioro con la ropa que no lo necesita.
-Recuerda antes de cada lavada leer las etiquetas que trae la ropa y sigue sus instrucciones, así cuidarás la ropa y muchas veces ahorrarás energía.
-Selecciona la ropa según el tipo de tejido (lana, algodón, poliéster, entre otros) y después escoge el tipo de ciclo apropiado.
-Si sacas la ropa de la secadora tan pronto como se termine de secar, ahorraras energía porque podrás doblar y guardar algunas piezas sin planchar.
-Si sobrecargas la secadora, el volumen de la ropa aumentará al secarse y esto puede impedir que el aire circule con normalidad, además de arrugar la ropa por la falta de espacio.
-Intenta limpiar, tras cada secada los filtros de la secadora, pues la pelusa acumulada reduce el buen funcionamiento de la misma y genera un mayor consumo de energía.
-Antes de comenzar al planchar clasifica la ropa según su tamaño y tipo de tela. Primero plancha las telas que requieran de menos temperatura (seda, nylon, rayón, etc.) y después sube la temperatura para las piezas de tela más fuertes (algodón, blue jean, lino) pues la plancha se enfría más lento de lo que tarda en calentarse.
-Aprovecha  el calor que conserva la plancha después de apagarla, utilizándolo para alisar piezas pequeñas de tela, como pañuelos o cintas.
-Humedecer las piezas de ropa antes de planchar hará el proceso más rápido, ya que suaviza las fibras de la mayoría de los materiales.
-Plancha la mayor cantidad de piezas posibles pocas veces por semana. Así gastaras menos energía.

Escrito por:

Paola Palacios

 

11/06/2012

 

lavadora

Artículos Relacionados

«
»