sigloxxib

Otros tiempos, otras épocas  y distintos espacios vitales,  los  funerales, como todos los procesos de la vida en la tierra, están susceptibles de cambiar su condición regular, a procesos menos contaminantes, sin alterar nuestras costumbres o creencias espirituales.
Y es un poco delicado tocar estos temas, porque entramos en terrenos de dolores  personales, filosóficos, religiosos y hasta psicológicos. Sin embargo, la muerte es parte del proceso de la vida y son muchas las culturas que practican el hecho de volver el cuerpo a la tierra para “alimentarla” o abonarla, como es la costumbre, por ejemplo, de los Indios Cherokee.
De la misma manera, es bastante difícil hablar de funerales ecológicos, por cuanto tanto los procesos de embalsamar para entierros como los de cremación, son altamente contaminantes. 
La tendencia del mundo actual ha desarrollado maneras de minimizar esa contaminación o compensarla con  actos que sean más coherentes con la naturaleza:

  • Cada ataúd de madera requiere de un mínimo de 1 árbol en su construcción, estos pueden ser sustituidos por ataúdes biodegradables,  construidos en cartón reciclado, bambú o mimbre.  Mas allá de la parte ambientalista, todas estas opciones son muchísimo más económicas que las tradicionales de madera.
  • Adem'as  de la madera, está el proceso de laca usada para abrillantar las urnas de madera, y luego el cemento y hierro usados en las lápidas, los cuales están sustituyéndose por cementerios naturales, tanto en los Estado Unidos como en algunos países de Europa se están estableciendo espacios naturales para entierros, donde los árboles sustituyen a las lápidas.  Inclusive hay lugares donde se están otorgando permisos para que las personas entierren a sus difuntos en los jardines de sus casas.
  • En el caso de las urnas mortuorias para cenizas, la variedad es muy interesante: las hay de sal y de arena, que se desintegran junto con las cenizas, de fibra de coco y muchas a las que ese les incorpora una semilla  y luego, con el abono de las cenizas,  el cuerpo se convertirá en una planta. Para estos casos hay grandes diseñadores compitiendo en modelos, calidad y espacio.

Reiteramos que para nosotros la muerte y cómo se asume la pérdida de familiares, es un proceso individual, y estamos lejos de hacer recomendaciones de ningún tipo al respecto.  Solo te queremos invitar a que consideres la posibilidad de  que tú propio proceso, sea de más vida para el planeta.

tajmahald
cruces
ataud
urnagreend

Artículos Relacionados

«
»