“La comida no se bota” dicen las abuelitas. Si eres de las personas a que las que le encanta la cocina y sus comidas suelen ser abundantes generando así sobras, no te preocupes, que ya no será necesario repartir entre tus vecinos esos platillos, guardarlos por días en la nevera o simplemente botarlos. En www.omiplanet.com te enseñamos que hacer con esos sobrantes; porque en realidad a partir de los restos las comidas pueden ser más ricas, pues los sabores ya han sido amalgamados.


Entradas.
Podemos comenzar con una ensalada que consiste en colocar el arroz como base y mezclar con un poco de atún,  hojas de lechuga, tomate picado  aceitunas, apio o célery para luego aderezar  con aceite de oliva, limón y sal.
Otra alternativa es trasformar el arroz blanco o el de paella en unas pequeñas empanaditas. Para esto necesitamos un huevo, dos o tres cucharadas de harina, sal y media taza de cerveza.
Tras tener todos los ingredientes batimos el huevo con la cerveza y la harina, dejamos reposar por una hora y proseguimos a agregarle el arroz. En un sartén con abundante aceite (que luego guardaremos para reciclar) vamos colocando cucharadas de la mezcla hasta que doren por ambas partes. Por último le escurrimos el exceso de aceite en papel absorbente. 
Con  algunas lonjas de jamón que han sobrado de la semana se pueden transformar en suculentas croquetas. Une los trozos de jamón con un poco de perejil o cilantro y añádele una cucharada de queso blanco y un poco de arroz. Pon la mezcla en el refrigerador y antes de freírlos darle forma de pelotita pasándolos por harina, un huevo batirlo y ese pan duro que ahora se transformó en rallado. Fríe las bolas en aceite bien caliente y en un minuto estarán listas.

Autor: Paola Palacios

31/08/2012

 cocinero
croquetas
 ensalada

Artículos Relacionados

«
»