Plato Fuerte: para la comida más importante tenemos varias opciones para aprovechar creativamente lo que nos quedó de la comida anterior.
La primera es realizar  un salpicón de tomates que consiste en mezclar el arroz frío con maíz desgranado cocido, tres huevos duros cortados en cubitos y algunos tomates en juliana. Este platillo se come frío.
También puedes hacer una tortilla, agregando al arroz algunos huevos, un poco de polvo para hornear y mezclándolo con la batidora hasta triturar los granos; luego vaciamos la mixtura en un sartén aceitado y esperamos a que se forme este platillo preferido por los españoles.
Podemos aprovechar en esta receta algunos vegetales hervidos como zanahoria, papa, brócoli o pimentón que tengan días en la nevera para agregarlos a la tortilla.
Si te sobraron trozos de asado, carne guisada o bistec córtalos en cubitos y colócalos en una olla con algo de cebolla, deditos de tomate y algo de pimentón (morrón). Agrégale un buen chorro de vino tinto y deja que se reduzca, mientras lo condimentas según tus gustos. Ahora tendrás un rico estofado al que le podrás agregar esa pasta corta que tenías esperando en la nevera.
El pollo agridulce que caracteriza a los restaurantes chinos, también podemos hacerlo  fácilmente en casa. Si nos sobra alguna pieza de pollo asado el siguiente paso es agregarle trocitos de piña fresca, un poco de salsa kétchup, algo de vinagre y azúcar. Todo esto lo dejamos hervir con un poco de agua y resultara un plato fantástico.
Si te queda del almuerzo pasado ensalada de brócoli o coliflor, zanahoria, y vegetales cocidos, puedes transformarlos  con un  poco de queso parmesano, o el que más te guste, y algo de crema de leche. Tras  llevarlos al horno por cinco minutos a 300 grados, tendrás estas delicias al graten.                                                             Los ñoquis ya no sólo los encontraras en las casas italianas, ahora tu también puedes hacerlos con el resto de tu puré de papas. Es sencillo a al puré agrégale un huevo y una pizca de sal, mientras mezclamos añadimos la harina de forma paulatina. El resultado debe ser una masa homogénea y algo pegajosa que debemos estirar y dividir en porciones de 1.5 a 2 cm.
Con un tenedor marcamos nuestros pequeños ñoquis para que a la hora de servirlos la salsa se adhiera a ellos y lo colocamos en un olla llena de abundante agua hirviendo. Cuando el ñoqui suba a la superficie estará listo, ahora sólo falta que prepares tu salsa de tomate sacándole provecho a tus vegetales.
Postre: el arroz blanco que sobró del mediodía podemos emplearlo para hacer dos ricos postres que todos conocemos: arroz con coco y arroz con leche.
Lo primero que tenemos que hacer en ambos caso es tomar el arroz ya cocido y lavarlo varias veces para quitarle la sal y las grasas. Para el arroz con leche ponemos a calentar en una olla un litro de leche (si deseamos hacer un postre para cuatro personas) junto con unas cáscaras de limón que nos hayan sobrado de alguna limonada, 125 gramos de azúcar y dos ramitas de canela.
Una vez que hierva la mezcla, agregamos el arroz -que en este caso seria 200 gramos- y revolvemos de manera constante durante 50-60 minutos aproximadamente a fuego lento. Por ultimo dejamos que el arroz absorba toda la leche, luego de retirarlo del fuego y agregamos 25 gramos de mantequilla en cuadritos para que espese y lo dejamos enfriar.
Para darle un toque especial, podemos colocarlo en diferentes recipientes y espolvorearle canela y ralladura de limón para decorar.
Si nos gustan las frutas caribeñas y tenemos un poco de coco, podemos rayar o licuar su pulpa, también llamada carne o comida- y  luego mezclarla con su misma agua para iniciar con el arroz con coco.
El segundo paso es escurrir esta mezcla hasta obtener la leche del coco; se desecha el bagazo, y la leche se pone a cocinar a fuego alta hasta que arroje aceite. A este aceite se le debe agregar 1 ½ taza de agua por media de arroz y sal al gusto, para luego ponerlo a cocinar a  fuego alto hasta que el agua seque; posteriormente debemos taparlo y bajar el fuego al mínimo durante media hora.
Como paso final podemos endulzarlo con azúcar o papelón, agregarle canela y algunas uvas pasas.
¡Buen apetito!

Autor: Paola Palacios

07/09/2012

 olla
 cuencos

Artículos Relacionados

«
»