sigloxxib

Cuadernos, lápices, crayolas…todo es re-usable.

Se sabe que en promedio cada alumno emplea entre 6 y 7 cuadernos por período escolar y la mayoría de las veces más de la mitad de las libretas quedan con sus hojas sin usar. En este caso lo que te recomendamos es unir todas las hojas en blanco y formar una nueva libreta. Tienes dos opciones: la primera -y más sencilla- es en mandar a encuadernar las hojas en alguna tienda; la segunda es unir las hojas con dos cartones que harán de portada y coserlos o engraparlos para luego decorar el exterior con los diseños que queramos.

Con esta técnica podemos crear pequeñas libretas de dibujo, carpetas y agendas, si así lo queremos, y sin en nuestra recolección encontramos hojas que fueron utilizadas por una sola cara aprovechémoslas como papel para borrador o para imprimir.

Los bolígrafos, lápices y portaminas suelen desaparecer mágicamente, por eso te recomendamos que los coloques siempre en el mismo lugar. Existe también la alternativa de comprar lapiceros recargables, de manera que solo cambias la tinta dentro del mismo lo que te permite ahorrar.

Por su parte los  lápices, colores y crayolas son cien por ciento reutilizables, solo debes elegir los que se encuentran en mejor estado y tamaño. Si están demasiado cortos los podemos utilizar con esta vieja técnica: toma el color y al sacarle punta obtendrás un polvo fino llamado viruta, déjalo caer sobre el área a colorear y luego frota suavemente con un algodón sobre la misma.

Con los colores de cera puedes crear el llamado “crayón multicolor”  que consiste en fundir en un recipiente mediado, a baño María, todos los pedazos de crayón que hayan sobrado; luego vierte el contenido en un molde para hornear, déjalo secar y desmolda.

Los textos escolares los podemos reutilizar intercambiándolos con compañeros que se encuentren en grados superiores o inferiores, pues las escuelas suelen pedir libros similares cada año.

Marca la diferencia forrando los libros y cuadernos con recortes de revistas, periódicos o cartulinas para que así puedas darle nueva vida a este material, a la vez que la portada de la libreta se convierte en la foto de un artista favorito, una noticia importante o diversos diseños coloridos.

Guarda los sobrantes: empaques, papel de colores, restos de cartulinas, calcomanías y otros artículos para acumular material suficiente a la hora de  los proyectos de artes y manualidades.

Los bolsos y las mochilas los podemos reparar en caso de que se encuentren descocidas o rotas. Llévalas a un taller de reparación de maletas, bolsas o zapatos. En caso de que sean de tela es mucho más fácil que las repares en casa y puedes decorarlas con algún bordado, parches, botones o moños.

La merienda podemos empacarla en recipientes o bolsas de plástico reusables en lugar de desechables y las bebidas en termos en lugar de en botellas o recipientes desechables.

Lo más importante es siempre tener presente que todo material puede tener un doble  y hasta un triple uso, comparte tus ideas y no dudes de tu creatividad  a la hora de realizar un proyecto.

Autor:

Paola Palacios

04/09/2012

 

mochila
sacapuntas
lapices

Artículos Relacionados

«
»