NOVEDADES

…decía un afiche con la caricatura de un mono muy simpático, colgado en la oficina de mi primer trabajo.  Sonreí aliviada y pensé “Ah, entonces es normal “. Yo estaba entrando en mi vida adulta-independiente y comenzaba a preocuparme por el hecho de que, resueltas mis primeras interrogantes filosóficas de la adolescencia, esta etapa me estaba generando nuevas dudas de orden ético, moral y conductual.

Era una empresa grande, de decorados llamativos y muebles confortables, dedicada a resaltar las cualidades de los productos de nuestros clientes, para convertirlos en imágenes tentadoras que despertaran en los consumidores el suficiente interés como para escogerlos,  en lugar de los productos de la competencia, a la hora de la compra. Era una empresa de Publicidad y esa fue la descripción que hizo mi jefe el primer día.

Esto era absolutamente contradictorio con lo que me decían en las aulas y en los debates de pasillo de la universidad pública donde estudiaba en ese momento,  allí la publicidad era “la mano macabra del capitalismo dedicada a vender ilusiones que incitaran al consumidor a adquirir bienes que no necesitaba para que otros se hicieran ricos y que el mundo estaba acabándose por la contaminación y el exceso de basura y por ende no necesitaba mas consumo de nada” .
Más me gustaba mi trabajo y más avanzaba en la universidad, más dudas surgían acerca de “¿Cuál de los dos  era el camino correcto y cuándo lo iba a alcanzar”.
       

      El mono del afiche me dejo claro que venían más preguntas, la vida me respondió que las cosas no son “blancas o negras” y que el único camino correcto es buscar siempre el equilibrio y para eso, usar el sentido común.

 Puedo  maravillarme con la ilusión de los comerciales, es posible inclusive que “me deje engañar” y adquirir un par de veces algo que realmente no necesitaba y seguramente es cierto que en mi comunidad no hay estructuras organizadas para reciclar y por eso no lo hago.
Pero también es posible que mi sentido común me haga preguntarme, cada vez, si realmente necesito “esto o aquello”, y comenzar a tomar consciencia de que el primer paso para salvar el mundo es Reducir el consumo de energía, agua, artefactos, cosas…. 
Puedo también Re-usar todo lo que sea posible, como la gran caja llena de hojas papel que había en aquella agencia donde estaba el mono,  en este caso el cartelito decía “ Papel para reciclar” , incitando a dar uso a las hojas que estaban impresas o escritas por una sola cara.
Y finalmente  buscar quien esta haciendo cosas utilitarias y/o artísticas con materiales usualmente de desecho, como “cartón, papel, botellas, carteras, ropa, clavos, cables y otros elementos que a mi ni se me hubiera ocurrido que se podían Reciclar.

Estos son los tres consejos básicos que hoy, en el Día Internacional  del Reciclaje, Omiplanet te da para entrar en el ciclo.
Omiplanet es un espacio para ti, para que ubiques a las personas que están haciendo reciclaje organizado y puedas ver sus trabajos y contribuir con sus materiales, pero también  para que nos escribas y nos cuentes que estas haciendo tú en esta área.
info@omiplanet.com

 

Autor: Editorialenlightened

17/05/2012

ciclo

Artículos Relacionados

«
»