omiplanet heco2

Justo en la noche del cumpleaños de César, con la festividad armada, los fuertes vientos de una tormenta  dejó sin luz varias poblaciones de Canelones, Uruguay.

Como esto no es habitual en la zona, tampoco tenían velas o linternas, así que les tocó ponerse creativos. La recién entrada Primavera ya estaba dando deliciosas naranjas, por lo que no resultó complicado resolver el problema.

Este es el proceso que nos pasan:

  • Cortar la naranja en el ecuador, cuidando que el corte no sea muy profundo para no afectar la columna central.

  • Desgajarla en sus dos mitades hasta que la columna central quede sin pulpa e intacta.

  • Colocar la naranja en un recipiente estable. En este caso la colocaron en unas latitas de atún que Mirian siempre guarda “porque sabe que para algo van a servir”.

  • Poner aceite comestible – en este caso fue también aceite reciclado – en el fondo de la naranja.

  • Encender.

 

Al recibir su colaboración les preguntamos si daban aroma y nos dijeron “No, pero alumbraban bien y los gajos que nos comimos estaban riquísimos”

Ya sabes, cuando te comas una naranja, considera esto al cortarla y tendrás la posibilidad de darle a la naranja la doble función.

 

Colaboración: Ninoska Pinto/ Mirian Rodriguez, Guazuvirá, Canelones, Uruguay.
vela 1
materiales
cortar
cortada
columna
aceitec
velacp

Artículos Relacionados

«
»