Desde que las Hadas Madrinas de Cenicienta convirtieron la calabaza en carroza, amé este vegetal y sin dudas, fue el único con el que mi madre no tuvo que pelearme para que tomara la sopa.

Más tarde la calabaza tomó otro contexto, y se convirtió  en mi alimento favorito por la cantidad de nutrientes y su alto contenido vitamínico, entendí, por ejemplo, que su color amarillento proviene de la presencia de beta carotenos o Pro-Vitamina A y que  además, es diurético y adelgazante.

Lo cierto es que, la calabaza realmente parece dotada de magia y puedes fijarte en su nacimiento: como de ese brote tan simple, puede salir algo que nos permite preparar saludables, sabrosos y fáciles platos, te damos aquí únicamente una muestra de los más fáciles. 

De Primera: Crema de Calabaza,  habiendo muchas recetas y combinaciones para la crema, a mi me gusta la básica:

Aproximadamente medio kilo de calabaza pelada y sin semillas, la  troceamos en cuadros, los ponemos a hervir con una pizca de sal, hasta que estén bien cocidos, probando con un tenedor cuando estén tiernos. 

Al estar lista, licuamos los trozos con un poco del agua de la cocción y una cucharada de leche en polvo, un chorro de aceite de oliva, sal y pimienta negra al gusto. Si la quieres más espesa, agrega más leche y menos agua.

De Segunda: Puré de Calabaza , casi, casi igual a la crema.

En este caso, darás menos cocción a la calabaza -pelada y limpia- para que quede más consistente. Y pondrás los condimentos, al gusto, en el agua de cocción. Una vez listos, los pisas con un tenedor, agregando paulatinamente aceite de oliva o mantequilla. Quedará una consistencia suave y es excelente acompañante.

De Ultima: Dulce de calabaza. En este caso usaremos 1 kg. de calabaza con 600 grs. de azúcar.   Ponemos la calabaza pelada, cortada en cubos  con el azúcar y ½  litro de agua, la dejamos macerar al menos unas 6 horas.

Una vez maceradas, las llevamos a cocción con ½ litro más de agua hasta que este blanda. En ese punto comenzamos a pisarla, sin sacarla del fuego, por 10 minutos más. Si lo queremos más espeso, dejamos unos minutos más.

Dejar enfriar a temperatura ambiente.

Por si fuera poco: todas estas recetas pueden hacerse dejando la cáscara , que contiene sus propios nutrientes, solo implica más agua y tiempo de cocción.

Y, en tooodos los casos, podemos usar las semillas  para extraer su aceite o tostadas como aperitivo.

Fue bastante más tarde que la transculturización me permitió conocer la asociación de las calabazas con las brujas, quedando así re-comprobados sus "poderes mágicos".

Esperamos que las pruebes y nos cuentes como te fue.

calabazasd
Cenicienta Depositphotos_45057251_xs
brotedecalabaza
sopadg
Calabaza Fotolia_55506252_XS
Fotolia_2827680_BrujaS

Artículos Relacionados

«
»