sigloxxib

Coco, naranja, avena, aceite de ricino, y una pizca de chocolate… no nos hemos equivocado, esta no es la sección de recetas,  aquí todavía seguimos hablando de que todo lo que podamos hacer por el planeta, comienza en casa.

El  tema de la cosmética natural nos venía interesando desde que conocimos  a la gente Orgánica y más adelante a Cosméticos Anamar y por eso decidimos profundizar un poco.

No es extraño encontrar entre los distintos productos cosméticos del mercado aquellos que en su composición contienen alguna esencia, aceite o extracto natural, sobre todo en jabones, si bien ya se ha incentivado en el consumidor a que lo elija por el agradable olor de su preferencia, ya se le ha “entrenado” a que también lo adquiera por sus propiedades. Así encontramos por ejemplo que los de Avena son excelentes exfoliantes, los de almendras para suavizar y nutrir la piel, Aloe para hidratar, etc...

En realidad podemos encontrar productos con algún complemento herbal o frutal que ni habíamos imaginado, y con sus respectivas combinaciones para, dar al producto una diferenciación comercial y adaptación para cada gusto.

Otra característica muy importante al incluir elementos orgánicos en la elaboración de jabones y champú refiere a la parte sensorial. Comenzando por los aromas que deleitan el olfato, siguiendo por las sensaciones que deja en la piel, su suavidad y frescura al tacto, o dejando un brillo o limpieza en la piel o cabello que saltan a la vista, cada aditivo orgánico aporta su de parte para estimular los sentidos.

Muchas hierbas y especias podemos encontrar en su elaboración, siendo las más populares: manzanilla, canela, menta, hierbabuena, lavanda, caléndula, y rosas.

De los frutos más usados  en la cosmética tenemos al coco. Esta fruta oleaginosa con su fresco y suave aroma tropical se encuentra en muchos productos, es rico en sales minerales y vitamina E que acelera la restructuración  de piel y cabello. También la naranja podemos verla con mucha frecuencia gracias a su aporte de vitamina C y sus propiedades antioxidantes localizadas en su cáscara, además de su refrescante olor, dan a este fruto un importante lugar en la cosmética y muy especialmente en su modalidad artesanal.

Mucho se ha dicho sobre lo que los productos convencionales pueden ofrecer sin embargo entre tantas versiones puramente químicas, los que tienen aditivos orgánicos nos devuelven ese contacto perdido con la naturaleza y nos hacen conscientes de sus propiedades.


Fuente:
Wikipedia

 

natural
frascoaceiterd
citricos
paisajetropical
jabnar

Artículos Relacionados

«
»