sigloxxib

Reciclar puede ser tan cotidiano y común que en muchas ocasiones hasta puede pasar inadvertidamente. Muchas personas  lo hacen, hasta lo tienen como pasatiempo o actividad comercial, recolectando materiales que cualquiera de nosotros pudiera etiquetar como de desecho y convirtiéndolo en algo bonito, decorativo y útil.

Estaba hace unos días en una fiesta de cumpleaños conversando con otro de los invitados a la celebración, cuando de pronto empezamos a tocar el tema del reciclaje. De pronto nuestras miradas se posaron en la piñata, era grande, vistosa y de alegres colores… “Eso, por ejemplo, está hecha de cartón”… Claro! Cartón reciclado. Alguien que se dedica a recolectar cartón y cartulina de cajas de diversos productos, las convierte en láminas que unidas con grapas servirán para darle forma a la piñata. Posteriormente se vestirá de colores con papel crepé y dará los toques finales para dar el acabado que todos conocemos. Sin duda es una actividad comercial interesante y que seguramente resulta de mucha satisfacción a quienes la ejercen. No debe ser sencillo dar con la imagen de la caricatura de moda partiendo de simples láminas de cartón, la experiencia y la destreza desarrollada en el tiempo obviamente es un factor determinante.

Continuaba la fiesta y poco después que  la piñata fuera reventada, por y para el deleite de los niños, nuevamente mi interlocutora me ofrece un dato adicional de reciclaje: el contenido. Me comenta que a su pequeño le invitan regularmente a algunas fiestas de cumpleaños, de las cuales ella “le administra el botín” que recoge en cada piñata… los dulces pero también los juguetes. Me explica que esos juguetes-relleno para piñatas la verdad no son en su mayoría muy atractivos para ellos, son figurines plásticos con la forma que un molde intentó darles, animales, ollas, autos, etc. Por otra parte son los juguetes que cayeron a sus manos, unos le gustan pero la gran parte no.  “Qué hago entonces? Yo los voy guardando para cuando tenga que rellenar la piñata de su cumpleaños”. De cada cumpleaños que asiste, va reciclando estos juguetes, al final solo tiene que ocuparse de los caramelos y confeti.

Apartando entonces la piñata, había algo más en la fiesta que partiera del reuso o reciclaje? Por supuesto, algunos elementos decorativos que no dependieran del algún motivo en especial, guirnaldas, manteles, esos banderines que dicen “Feliz cumpleaños”, y un cartel en la entrada que dice “Bienvenidos a mi fiesta” que han sido usados en fiestas anteriores y seguirán siendo usados en próximas, también están los globos que después de ser elementos decorativos en paredes y mesas, son muy valorados por los chicos para jugar al finalizar la celebración.

Así que algo me quedó muy claro ese día, a pesar de todo el derroche en obsequios, comida, música y energía que hay en una fiesta infantil, siempre tendrá algo que en contraparte terminará siendo un ahorro de material, un reuso, un reciclaje.

 

 

pinata
pinata2
juguetea
niñacumple
globosq

Artículos Relacionados

«
»