organicaoperadora

Uruguay, ampliamente conocido por  el mate y los asados, últimamente ha estado “sonando” por otros logros  de libertad con los que han sorprendido al mundo. En efecto,  sus habitantes están llenos de sorpresas gratas y sobre todo, de amor por su tierra a la que llaman “el Paisito”,  y  mira que le va el nombre,pequeño pero en Mayúscula...  y eso lo comprendimos nada mas llegar al  Aeropuerto de Carrasco.

Moderno, pequeño, acogedor, funcional y con muchos más verdes y  luz natural de los que normalmente se ven en los aeropuertos, nos recibió dejando una clara invitación a seguir adelante. 

Y no nos equivocamos, esto era el reflejo de lo que encontramos cuando vamos entrando en el país. Vamos a ser muy honestos, no fue este nuestro primer viaje, ya hace rato que veníamos explorando el país,  pero si el primer verano y la decisión  de venir en esta época partió de la convicción con que nos aseguraron nuestros anfitriones que, aquí encontraríamos un terreno fértil para seguir sembrando conciencia.

Por lo tanto esta  vez veníamos con la firme decisión de establecer raíces y así lo estamos haciendo. Tampoco se equivocaron los que dijeron que “no sería tan fácil”, o que “no todo esta tan bien hecho como parece”.  Hemos encontrado dificultades imprevistas en el proceso de establecernos y observamos que algunos factores todavía no tienen la fuerza que podrían tener para lograr los objetivos de Sustentabilidad que se platean. 

Pero con absoluta honestidad, lo anterior solo corresponde a una cosa: el nivel de auto exigencia que tienen consigo mismos y eso, nos motiva mucho más!

Al igual que ustedes, hemos leído varios índices estadísticos acerca del país en los últimos tiempos, pero hay uno en particular, que nos llamó la atención:  “Un informe de la revista Reader's Digest lo sitúa dentro de los diez países más verdes del mundo…”  Con este antecedente, encontrar un jardín en el aeropuerto,  una ruta totalmente enmarcada por árboles a la salida del mismo, cantidades de parques y plazas  donde resguardesernos del sol  de verano, o balnearios poblados de eucaliptus y pinos, se fue convirtiendo en parte de la rutina del viaje.

Nuestros anfitriones nos fueron guiando de la mano, como lo han hecho con sus aportes y apoyo a Omiplanet la publicación, y   así llegamos a un tesoro escondido del que, inclusive muchos uruguayos nos han preguntado como lo descubrimos: Guazuvirá. “Viejo” aclaran los conocedores porque existe una especie de “versión moderna” del balneario. Y fue ahí donde nos terminamos de decidir a apostarle al país.

Porque fue en esa pequeña población de apenas 180 habitantes que descubrimos los más grandes tesoros.  Y les damos el número poblacional solo para que tengan referencia de la importancia proporcional que van a tener el resto de los datos: Conocimos a Diego Santos, del Guazu-Club, quien, además de ser un fanático del reciclaje y de llevar cosas buenas a su Club, esta vez era el anfitrión de un evento llamado “Sembrando ambientalismo”.

En ese evento encontramos,  a Lucía de Lombriz Urbana, a Jorge Solari del Centro Uruguay Independiente con un hermoso proyecto que, más allá de implicar Reciclaje y cultivos orgánicos, se fundamenta en la Inclusión Social. Encontramos tambien al coordinador de la Cooperativa Social Ave Fenix con un hermoso trabajo de reciclaje artesanal e inclusión social al mismo tiempo.

En una cálida bienvenida nos regalaron lombrices, cultivos orgánicos de especies, semillas, publicaciones y  suculentas entrevistas y datos que iremos publicando paulatinamente.

Por ahora los dejamos hasta aquí, no sin antes agradecer a nuestros anfitriones en el paisito, a quienes nos llevaron a este hermoso descubrimiento de amor a la tierra: Familia Exposito Dufour,  Duna Arismendi, Psicólogo Sylvia CapozzoloMirian Rodriguez, Edgardo Marenales, Cesar Gamboa y Ninoska Pinto.

La despedida, en este caso, es un poco triste, porque nuestra gran amiga y colaboradora de la sección de Recetas Recicladas, Mirta Dufourt Exposito, se ha marchado de este plano, no sin antes dejar sembrado mucho, muchísimo amor por la tierra, por sus hijos y por la vida, de la que se despide con aromas de eucaliptus que harán que sigamos sintiéndola en cada uno.

           


FOTOS : CESAR GAMBOA PEREZ

calzadabosqued
Pertas de ciudadela m
Amanecer en Guasuvira
Aeropuerto Montevideo
Aeropuerto de Carrasco
Peatonal de Sarandi
Cascarudo en cerro de montevideo
Llamadas del Carnaval 2012
pinos
Km0
hortensias

Artículos Relacionados

«
»